La retórica como herramienta de la verdad

Por María José López


La retórica es la capacidad de transmitir mensaje o información y que estos tengan un impacto en la audiencia o que cambie su forma de pensar.  Antes de la clase de pensamiento crítico yo tenía una idea positiva de la retórica pero,  a la vez,  muy simple. Pensaba que su único fin era exponer información de manera atractiva. Luego de leer el Gorgias, las ideas de Platón sobre la retórica cambiaron mi forma de pensar. ¿La retórica era buena o mala? ¿Podría llevar a la verdad o no? Decidí plantearme que la retórica no era necesariamente inútil y que podría ser una herramienta para transmitir la verdad y para llegar a ella. No necesariamente que conduzca a ella sino que sea un apoyo importante para la verdad. La verdad, en este trabajo, es definida como conocimientos o hechos basado en argumentos justificados. ¿Por qué planteo esto de la retórica como herramienta? Porque las características de la retórica, de las cuales se hablará luego, pueden facilitar tanto el uso del lenguaje para transmitir verdades como también la manera en la que las personas lo perciben.  Este ensayo desea transmitir que la retórica es una herramienta para comunicar la verdad y hacer crecer la posibilidad de aceptación de la información por parte de quien recibe el mensaje.

La retórica hace uso de la persuasión para hacer llegar a transmitir un mensaje. Busca incitar a los espectadores a una acción o, simplemente, a creer en lo que está comunicando el orador. La palabra persuasión significa un problema para poder determinar si la retórica es en realidad una herramienta de la verdad. Esta palabra puede llevar a pensar que el orador, con tal de persuadir, hablará mentiras o falacias, principalmente, apelar a la emoción para convencer al espectador sobre la verdad del orador. Sin embargo, propongo aquí una yo tengo una propongo aquí upropongo una perspectiva diferente sobre la persuasión. Persuadir al espectador significa presentar argumentos (no cualquier argumento, sino que estos sean válidos), presentar evidencia y brindar ejemplos. ¿Acaso si oímos una buena argumentación justificada, no nos persuade a creer en lo que el orador está exponiendo y, probablemente, aceptarlo como una posible verdad? La respuesta es sí. Aquí la retórica está funcionando como una herramienta para que el orador transmita verdades y el oyente llegue a la verdad por medio de esta. En la palabra persuasión podemos incluir más que solo argumentación. Por ejemplo, la manera de hablar, la emoción que se transmite al hablar, el volumen, la postura y gestos. Estos también son parte de la retórica, entonces esta no necesariamente necesita caer en mentiras para poder convencer.

Pensemos que un orador utiliza las últimas características que   mencioné (tono de voz, volumen, movimientos corporales etc), pero no presenta argumentos válidos; entonces esta persona presentará mentiras y las personas lo creerán. Sin embargo, aquí no es la retórica que llevó a la falsedad: fue tener una argumentación falsa. Una falsedad llevará a una falsedad, basarse en verdades llevará a verdades (y la retórica puede facilitar este proceso de transmisión y recepción. También se puede dar el caso en que el orador se base en argumentos válidos y presente algún tipo de evidencia, pero no utilice las otras características (volumen, tono etc.). ¿Quién le creerá si no demuestra hablar con seguridad o de manera persuasiva? Es por esto que la retórica ayuda a transmitir verdades y a aceptarlas.  

Una de las maneras en la retórica puede funcionar como herramienta para llevar a la verdad es por medio de la refutación de argumentos contrarios.. No de acuerdo con ignorantes only Incluso, Platón, que ve de una forma negativa a la retórica, hace uso de esta en su diálogo Gorgias. En este, Sócrates defiende su punto sobre por qué la retórica no es correcta e intenta persuadir a Gorgias de esto dando sus puntos más fuertes, ¿no es esto una seña de retórica? Además, Sócrates busca establecer su argumento por medio de la refutación de los argumentos de Gorgias y su propia contradicción. ¿Qué pasa cuando Sócrates y Gorgias piensan de diferente manera sobre un mismo tema? Se presentan sus argumentos y constantemente se refutan y botan entre sí, para así, llegar a una verdad final o una conclusión. Por medio de mutuas refutaciones y discusiones donde se pretende demostrar nuestro punto y persuadir a los demás sobre él (en otras palabras, una expresión de la retórica), se puede ir acercando a la verdad, incluso cuando nosotros estemos equivocados y alguien más nos muestre un punto verdadero y fuerte. Esto es otra manera en la que la retórica nos puede ayudar a acercarnos a la verdad.


Uno de los mayores argumentos en contra de la retórica es que esta cae en falacias y que busca solo complacer a su público incluso si esto significa caer en mentiras. También que las personas que usan la retórica son gente mal informada y que ocultan su ignorancia bajo la retórica. Estoy de acuerdo en que hay personas que utilizan la retórica de esta forma pero no por esto significa que la retórica está hecha para el mal o para engañar. Para este ensayo, se comparó la retórica con una herramienta y, así como cualquier herramienta, se puede usar de buena manera o de mala manera, puede usarse para cumplir su función o no. Puedo usar un desarmador para sacarle un ojo a alguien, pero esto no significa que el desarmador me llevó a sacar un ojo o que esta sea función; significa que no supe usar esta herramienta para su función y terminó causando daño. En pocas palabras, la retórica no es mala ni buena, es el orador quien va a determinar si la usa correctamente para transmitir la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *